¡A la sandia calada y colorada!

¡A la sandia calada y colorada!

 

En la década del ´50 irrumpió en el cine mundial una portuguesa que desde pequeña se crio en Brasil. Se llamaba Cármen Miranda y además de cantar y actuar muy bien, su principal característica era la utilización de pintorescos sombreros en los que lucía frutas artificiales. Esa imagen se transformó en un fenómeno comunicacional que paralelamente incidió en el aumento del consumo de frutas en EE.UU., en Brasil y también en Argentina.

 

 

Si bien esto puede quedar en anécdota o en estadística, lo real es que el consumo de frutas se ha venido incrementando en nuestro país de año en año, marcando la toma de conciencia sobre los beneficios que trae esa ingesta. (N de la R: El título de esta nota tiene la cadencia de los vendedores de sandía y ex profeso lo pusimos sin tilde…)

 Archiconocidos son los mitos que se esconden detrás de las frutas del verano, que ya mismo, como suelo hacer, derribaremos aquellos que las condenan a cadena perpetua.

Vamos a aclarar las virtudes de tres de estas frutas, que en determinadas teorías fueron convertidas en “malditas” cuando son altamente beneficiosas. Nos referimos  a “la sandía”, “al melón” y “al ananá”.

La naturaleza es sabia y es muy difícil e inconveniente, torcerle el camino. Si nos dejamos llevar por las frutas de estación estaremos revelando las propiedades adecuadas para poder transcurrir saludablemente las estaciones del año.

Es frecuente que en el invierno encontremos las verdulerías abarrotadas de cítricos, como la naranja. ¡Qué ricas son las de ombligo y las mandarinas! Y yo no las puedo comer delante de mi hermana porque es alérgica. O, los pomelos, que cortados al medio con un poco de miel son un manjar difícil de igualar. ¿Te preguntaste por qué es eso? Te cuento: estas frutas son la fuente más importante de vitamina C, que es la que previene los resfríos y aumenta las defensas. ¿Cuál es la patología más relevante en esa época? ¡Bingo! Adivinaste, “los resfríos”.

Bien, qué contienen la sandía, melón y ananá, principalmente en su composición: agua. El 90% de ellas es agua… y en esta época, el riesgo es la deshidratación. Estas frutas que suelen tener mala prensa nos van a proteger de la deshidratación

 

Sandía

La Sandía es una fruta muy sabrosa, dulce, muy jugosa y refrescante .Es muy hidratante para el verano y es ideal para los niños y las personas mayores, porque es fácil de comer y los mantiene hidratados.

La sandía se puede decir que es la fruta que más cantidad de agua contiene (93%), por lo que su valor calórico es muy bajo, apenas 20 calorías por  cada 100 gramos.

Sus propiedades refrescantes hacen de ella un producto ideal para el calor.

La sandía tiene acción diurética, es decir que facilita la eliminación rápida de líquidos. Posee además propiedades desintoxicantes, anticancerígenas y ayuda a reducir los niveles altos de colesterol. Contiene beta carotenos, vitamina C y Potasio. Produce un efecto de saciedad al ser rica en fibra, agua y pobre en sodio.

 

Melón

Los melones contienen un 90% de agua, carbohidratos, pocas calorías y poca fibra. El melón es una fruta jugosa y refrescante, es dulce y sabrosa. Deberíamos consumirlas todos, porque dadas sus propiedades son aconsejables y necesarias, para todas las edades.

Su contenido en beta carotenos, que se convierten en vitamina A con alto contenido en vitamina C (ambos antioxidantes) hace que sea un eficaz aliado contra el cáncer y los padecimientos cardiacos. Es excelente un depurativo y rehidratante.

Cada 100 gramos aporta 53 calorías que la hace muy apta tanto por su contenido en agua como para disminuir la cantidad de calorías totales de nuestra alimentación.

 

Ananá

Muy rico en Vitamina y minerales; contiene una importante cantidad de Vitamina C, fibra, pectina. Los minerales son el Sodio, Hierro, Fósforo, Potasio y Calcio. El jugo de ananá es muy apreciado y tiene propiedades antiflamatorias y diuréticas. También se recomienda su ingesta para la artritis y la rigidez de las articulaciones. La fruta tiene una enzima (bromelina) que facilita la digestión de las proteínas con propiedades anticoagulantes, que favorecen el sistema circulatorio y purifica el tracto intestinal. Para que todas estas propiedades sean efectivas se debe tomar el ananá fresco. Cada 100grs tiene un aporte calórico de 49 calorías.

 

Llega el verano, temporada de descanso y vacaciones, ustedes están prontos a ponerse el traje de baño pero a lo mejor algún resabio de las fiestas quedó en nuestro haber. Es momento para desacelerar el ritmo del año aunque no por ello debamos descuidar nuestra salud y nuestra alimentación. Una de las experiencias más deliciosas del verano es morder una jugosa y madura fruta. Se nos hace agua la boca y es bueno comer fruta para el disfrute y para la salud. Generalmente cuando alguien dice alguna chantada, los chicos de hoy dicen “mandó fruta”, como si fuera algo malo. Nada que ver, comer fruta es muy bueno…Gloria a Cármen Miranda con esos sombreros frutales. Buen verano, buena salud, buena vida…

Comments

2 Comentarios en “¡A la sandia calada y colorada!”

  1. Julián dice:

    Siempre impecable tus notas Ceci! Te felicito por tu constancia y que este año sigan las mismas ganas de siempre!

  2. karina dice:

    CECI: Esta es la mejor época para las frutas..ya que hay mas variedad y muy jugosas…en invierno cuesta más hay que aprovechar el verano…gracias por tus aportes cariños

Dejar comentario