He visto una linda banana

He visto una linda banana

Había una vez un reino en el que habitaban diferentes criaturas. Todas tenían  colores llamativos pero diferentes y una forma por demás extraña. Como el reino no tenía nombre, un día hicieron una asamblea para ponérselo. Cada uno ponía su sugerencia en un cuenco, el nombre elegido resultó ser Vegetal y así se formó el “Reino Vegetal”.

Se realizó una gran fiesta para festejar el nuevo nombre, entonces se vio a los voluptuosos y hermosos tomates haciendo una ronda, las turgentes lechugas se abanicaban, las remolachas jugaban a las canicas con las uvas, mientras que las naranjas y los pomelos refrescaban con sus jugos a los presentes. Pero, en los cuentitos siempre hay un pero, un personaje sufría en lo más recóndito de la huerta, triste y melancólico no participaba de la fiesta. Una solidaria frutilla se le acercó  y le preguntó que le pasaba. Así fue que la angustiada fruta le explicó que se había puesto su mejor traje. Era un traje vistoso, longilineo, de color amarillo brillante, con una suave textura. La simpática frutilla le preguntó su nombre y ruborizada llegó la respuesta: “Me dicen…Banana”. 

-Entonces,  ¿por qué no te diviertes en esta hermosa fiesta?

-Es que cuando llegué me hicieron todos a un lado…

-Pero si somos de la misma familia, somos todas frutas…

-Es que me dijeron que yo soy la fruta que más engorda, por lo tanto tengo que aislarme y aparecer de vez en cuando.

-¡Pero si todos tenemos las mismas propiedades!

-Es que como soy dulce y carnosa y tengo poco agua me tildan de engordante.

La frutilla inquieta como pocas le dijo: - Voy a preguntarle al Chaman (así le decían a los curanderos de las tribus) seguro qu él sabe todas tus propiedades…

Al rato volvió Frutilla, estaba exultante y gritó: ¡Vamos a decir que contienes mucho potasio! Y que sos la fruta indispensable para los calambres. Me lo aseguró el Chaman…y mira que el sabe mucho.

Así fue que  Banana ingresó a la fiesta y mientras saltaba y bailaba le deslizó un cómplice guiño a la frutilla que la miraba sentada en la cáscara de una nuez…

 

La fama de la banana:

La banana continúa siendo la primera fruta que se prohíbe en un plan para adelgazar, pero tranquilo aquí estamos para desterrar ese mito…

Como toda prohibición trae atracción (sino pregúntenle a Eva en el edén).

Para comerla libremente hay que adjudicarle una justificación. Todos sabemos que, si tenemos que nombrar, una fuente de Potasio se nos va a ocurrir al unísono Banana. Pero el potasio, ¿es realmente necesario?

El potasio se encarga de facilitar la trasmisión del impulso nervioso a través de la membrana celular, los síntomas de este trastorno son: cansancio, dolor muscular o calambres. Los calambres musculares son comunes.

Causas de los calambres: sobreesfuerzo y fatiga muscular, ejercicio rigurosos, exceso de peso, deshidratación, etc.

Medidas preventivas: aumentar la ingesta de líquidos para mantenerse bien hidratado. La deshidratación causa calambres en las piernas. Mantenerse correctamente hidratado mientras realiza ejercicio, tomar líquido antes, durante y después. Estirar los músculos, elongar antes y después de realizar actividad física. Comiencen una rutina de ejercicios gradualmente.

Aproximadamente el 90% del Potasio ingerido es absorbido en el intestino delgado y se elimina por la orina, por lo tanto en una gran pérdida, como ocurre cuando hay sudoración intensa o diarrea, hay que reponerlo.

Si nos remitimos a las tablas de composición química de alimentos descubrimos las siguientes cifras: Arvejas secas 1005, legumbres 1091, lentejas 790, espinaca 795, acelga 584, brócoli 382, banana 370, apio 341, radicheta 339, todos expresados en miligramos por cada 100g de alimento y así seguiría la lista. A la luz de las evidencias observamos que la banana está a un nivel medio. Mito Nº 1…¡ Desterrado!

Si nuestro propósito lo basamos en las calorías vemos que aporta 90 calorías cada 100g de producto, pero si lo comparamos con el durazno 40 kcal, naranja, mandarina y frutilla 50 kcal, manzana 60 kcal, tampoco la podemos demonizar. Mito Nº 2… ¡Desterrado!

 

 Estimados lectores, no elevemos ni desterremos ningún alimento que la naturaleza nos brinda.

 

Moraleja:Si tenés ganas de comer una banana, hacelo sin justificar su ingestión y si algún meterete te dice que engorda o tiene Potasio, convídale una y… salud para todos.

 

N de la R: Se agradece la colaboración de la solidaria frutilla y el barbado 

                  Chaman…Gracias totales y mucha salud

Comments

11 Comentarios en “He visto una linda banana”

  1. Geraldine dice:

    Que lindo como lo redactaste Chechu! Una genia!

  2. Rakel dice:

    muy interesante, te escuche hoy en la radio y me intrigo y asi fue que te busque para saber mas sobre el tema ya que siempre tengo la maldita tendencia a engordar y siempre me hacian medir con la banana.. jajaj
    gracias cecilia!

  3. karina fuks dice:

    CECI: Me encanto el cuento, al terminar de leerlo queda el tema mucho más claro…obviamente le agradecemos de todo corazón a la solidaria frutilla y al bárbaro Chaman…cariños

  4. Mabel dice:

    ¿Es verdad que la estevia es el único endulcorante que no es perjudicial y que es totalmente natural?

    • Cecilia dice:

      Hola Mabel, es real que la stevia es un edulcorante natural, pero no hay ningún trabajo científico ni evidencia que haya demostrado que son cancerígenos. Elige el edulcorante que te es mejor tolerado.
      Cariños Ceci

  5. Victoria dice:

    Hola Chechu, te escucho siempre en la radio y me quedo una duda..mencionaste que los licuados hacen que solo tomemos el azucar de la fruta..pero yo todo lo que comeria cortadito ( por ej el durazno con cascara y en cubos y lo mismo la maranja) van a la licuadora, apenas agua y asi lo tomo, no es lo mismo? si estoy comiendo tambien la pulpa licuada..
    gracias
    Saludos
    Victoria.

    • Cecilia dice:

      Hola Victoria, lo que estás haciendo es romper la fibra de la fruta, lo cual no es conveniente. Siempre optá por consumir la fruta entera.
      Saludos Ceci

  6. Liliana dice:

    Hola Cecilia. me encanta consumir banana pero soy diabética- que cantidad por semana me aconsejas ?gracias, cariños-

    • Cecilia dice:

      Hola Liliana, la banana es la fruta que tiene sus azúcares propios más concentrados, la porción sería 1/2 banana por día o 3 por semana.
      Elige siempre frutas que se puedan consumir con cáscara para mayor aporte de fibra.
      Saludos

Dejar comentario