Educando a la población

Educando a la población

Hoy en día la tendencia es proveer información de la cantidad de calorías que contiene un plato de algún restaurante o la bollería de los negocios más exquisitos, pero, ¿elegimos de acuerdo a esas calorías?

Fue publicado recientemente en el American Journal of Public Health que cuanta mayor es la información con respecto a la cantidad de calorías que posee una preparación, igual la gente sigue eligiendo la comida que le gusta, no la que lleva la denominación de “saludable” o baja en calorías.

También incluyeron la información calórica que era apropiada consumir en una comida o durante todo un día completo y tampoco cambiaron la elección de la gente; siguen eligiendo el plato que más los tienta o más les guste.

Los investigadores esperan que al mencionar la  cantidad de calorías en los menús se estimule a los clientes a elegir opciones más saludables. Sin embargo, los estudios sobre los efectos de incluir estos datos han arrojado resultados contradictorios.

Sin embargo la ciudad de Nueva York lo ha introducido el año pasado y es   una precursora en la  implementación de esta medida. La información calórica en los menús cambió la forma de comer de los neoyorkinos y muchos admitieron estar cambiando sus hábitos de alimentación optando por opciones con menor carga calórica. De ahí que Nueva York posea una baja tasa de obesidad con respecto a otras ciudades de los Estados Unidos.

Pero que es lo que pasa aquí, en la Argentina. Si bien esta tibiamente asomando esta idea, no logramos tener la convicción de  que la comida hoy en día es la causante de un sin número de enfermedades y que el comer poco saludable resta años de vida.

Mientras mayor información y transparencia haya acerca de las calorías que se consumen en un plato mayor será la  responsabilidad  de la propia salud.

Actualmente los consumidores consumen a ciegas, así que la disponibilidad de información nutricional será bienvenida y es animar a los consumidores a elegir alimentos más saludables.

Tomando como espejo ciudades donde tratan la epidemia de obesidad como un atentado a la población, anticipemos el desborde de la misma con medidas de autocuidado responsable. Hagamos realidad la mejora en nuestra salud y no quede solo en un anuncio.

Solo vos sos el conductor de tu salud, condúcela por caminos del bienestar y en vos, solo en vos, esta la decisión.

 

Comments

Dejar comentario