Ese timbre del recreo

Ese timbre del recreo

Un tema  que preocupa y que hay que afrontar,  es el ingreso de la industria alimentaria a los colegios. ¿Qué pasó con los quioscos saludables? ¿Y con las opciones más sanas? Sería bueno que meditemos y que recordemos el sonido de la campana para salir al recreo, o el timbre en tiempos más actuales. Que ese campanazo en nuestra memoria, nos ayude a modificar las cosas para que la alimentación de nuestros hijos y de todos los chicos, sea saludable…Tenemos una responsabilidad como padres y como educadores en cuanto a preocuparnos que es lo que le ofrecen a nuestros hijos en los colegios en lo que respecta  a la comida.

Los quioscos son un verdadero parque de diversiones para nuestra descendencia, la oferta es incalculable, sobre todo alimentos muy altos en grasa y carente de nutrientes. Pero si a un adulto se le dificulta decir no frente a una tentación que desde el vamos sabemos que no es saludable, ¿Cómo vamos  a pretender que nuestros hijos realicen una correcta selección? El hábito alimentario comienza por casa, la buena mesa y las buenas costumbres, también empiezan por casa. Lo ideal es dar el ejemplo en casa, transmitiendo hábitos saludables y que mejor que comenzar con la vianda que le enviamos todos los días al colegio para el almuerzo. Los tiempos corren, las obligaciones desbordan, las preocupaciones apremian, pero nada se impone a una buena selección alimentaria.

Este debe ser un compromiso a nivel padres, que se realice un consenso con lineamientos generales  de una correcta educación alimentaria. Nadie puede escapar al conocimiento que los chicos se muevan como en manada, no es fácil llevar una comida saludable si al lado se le va a sentar un compañerito que lo único que despliega son panchos, hamburguesas, papas fritas y golosinas… Imagínate a tu hijo sacando de su lonchera el atún, el tomate y la manzana, una situación de lo más complicada y discriminatoria, poco va a importarle a ese niño la incidencia de diabetes, ni la epidemia de obesidad, lo único que va a reaccionar es a esa burla, por demás invalidante.

El desafío que pretendo transmitir es como preparar una vianda escolar sin crear burlas molestas.

Lo primero que se debe cuidar es la estética del plato, no solo es estético el buen gusto, también un plato bien preparado es por demás altamente tentador. Jugando con los colores, un sándwich común puede transformarse en un plato nutritivo, colorido y gustoso, con el solo hecho de incluir una turgente hoja de lechuga o una esfera perfecta de tomate. El sándwich, en cuestión, no solo debe de rellenarse de fiambre, se lo puede hacer más nutritivo con una carne magra como ser un peceto, colita de cuadril, pollo o simplemente atún.

No hay excusas para no ofrecer una buena vianda, solo se debe cocinar una porción de más la noche anterior y servirla directamente en el recipiente plástico, así evitarás demoras al día siguiente. Lo debes tener listo en la heladera, con su respectiva bebida y postre, solo debes ubicar lo preparado en la vianda sin demora alguna.

Un dato no menos importante es la bebida que se le va a ofrecer. Sabemos que lo ideal es siempre el agua, pero no seamos inocentes, la gaseosa está a la orden del día, entonces podemos optar por alguna gaseosa o jugos sin azúcar o jugos exprimidos naturales. 

Dejemos el uso diario de las golosinas como postre, puedes negociar día por medio y los demás postres que sean frutas bien lavadas o cortadas o una porción de ensalada  de frutas o cualquier barrita de cereal o una cajita individual de cereales o también algún postrecito lácteo.

Con respecto  los envases deben ser resistentes al calor, para cuando se los calientan habitualmente en el microondas. Se deben higienizar correctamente y dejarlos ventilar para evitar la condensación de olores. Todo resto alimenticio que retorne al hogar debe ser desechado. Corroborar el cerrado hermético y correcto para que no se vuelque en la lonchera.

Controlar que la lonchera no esté dañada y pierda la temperatura, ya que puede favorecer al desarrollo bacteriano de la comida. Dentro de lo posible poner refrigerantes para su óptima conservación y  para mantener la cadena de frío.

Propongamos algunas ideas saludables para ayudar a decidirte por el camino más sano:

  • Milanesa al horno con papas y arvejas
  • Ravioles al filetto
  • Risotto con vegetales
  • Tarta de vegetales evitando la tapa de arriba
  • Salpicón de arroz con vegetales y atún
  • Tortilla de vegetales con tomates al orégano
  • Sandwich de pollo con lechuga , pepino y una feta de queso
  • Bastoncitos de pescado con daditos de zanahoria y queso fresco
  • Empanadas al horno de verduras y pollo

Din… don hacía la campana y ese momento tan esperado, salir al recreo, se hacía realidad. Si logramos modificar hábitos, aquellos campanazos o el timbrazo hará que los chicos tengan recreos y una vida más saludable y con mejor futuro…Din…don…

Comments

Dejar comentario