Otro año que se va…

Otro año que se va…

Aunque es una frase hecha no dejamos de repetirla ni de escucharla por doquier año tras año. A mí, particularmente, al escucharla me embarga una sensación de melancolía, vacío, porque hay algo que se va, que se termina, que tiene un final anunciado y que nunca más volveremos a recuperar. Lo perdemos para siempre. Pero inmediatamente renacemos en un nuevo año, el cual trae un bagaje de esperanzas y nuevos anhelos, y es ahí, en ese preciso instante donde nos llenamos de promesas que tal vez no logremos cumplir, por eso el 2013 tiene que ser certero en  promesas para sentirnos capaces de cumplirlas, de gozarlas como logro...

Desde el inicio del armado del árbol navideño uno deposita en cada adorno un deseo esperanzador. Hagamos esta vez, algo diferente. Te propongo que este año puedas armar un árbol frondoso y lleno de verdaderas raíces, pero dentro de tu corazón y en él colgar, en lugar de adornos, todas las propuestas que deseas para este nuevo empezar y que mejor que adornarlo con optimismo y  valorizar las cosas buenas que nos pasaron y los logros obtenidos y las tristezas guardarlas en nuestro interior, pero conocerlas, no ignorarlas… para que no nos enfermen…

Para ello, podés acordarte de tus amigos, de las personas que estuvieron pero que ahora no están pero siguen dentro tuyo, los que ves todos los días y los que quisieras volver a ver, los que te bancan en las buenas y en las malas sin cuestionarte, los que realmente conocen tu esencia y que, con una simple mirada logran entenderte, los que la palabra “envidia” la tienen que buscar en el diccionario porque no conocen su significado, los que sin querer heriste y los que sin querer te hirieron, los que te enseñaron la palabra amistad en todas sus dimensiones y sin dobleces. Poder colgar también en tu árbol interior algún amor sincero y si te engañaron vuelve a confiar, si es que ya lo hallaste cuídalo y si aún no lo tenés, encuéntralo.

Propongo que este año nos sorprenda con determinación y decisión sincera, que no quede en deseo lo que querés sino pásalo a la acción para que se haga realidad. Prométete no posponer decisiones, puede ser que no sean fáciles, puede ser que les tengas temor pero, sino arriesgamos en la vida no se obtienen resultados y si esos resultados, no son los esperados, levántate y vuelve a comenzar, pero no te arrepientas de lo hecho cuando consideres que la causa es justa, solo es cuestión de sacudirte un poco el polvo de la decepción y retomar la acción sin que ello te paralice.

Si este año tu deseo es adelgazar hazlo, si tu deseo es cambiar de trabajo hazlo, si tu deseo es conquistar a alguien hazlo, si tu deseo es mudarte o viajar solo hazlo, fijate que no es tan difícil, solo, hazlo. Gracias por haber seguido este sitio. Gracias por todos los comentarios e inquietudes que me han volcado en esta página. Gracias por interesarte en un mayor bienestar.

Brindo por este año que pasó y por el que inicia para que nos siga encontrando juntos.

Brindo por lo que pasó y por lo que vendrá. Y elegí poner estos versos de Joan Manuel Serrat, que me marcaron y que siempre tengo presente, por su enseñanza. Y quiero compartirlos con ustedes… ¡Los quiero!

Todo pasa y todo queda,

pero lo nuestro es pasar,

pasar haciendo caminos,

caminos sobre el mar.

Caminante, son tus huellas

el camino y nada más;

caminante, no hay camino,

se hace camino al andar.

Al andar se hace camino

y al volver la vista atrás

se ve la senda que nunca

se ha de volver a pisar

Caminante no hay camino

sino estelas en la mar...

Comments

4 Comentarios en “Otro año que se va…”

  1. karina dice:

    Muy emocionante tu nota, varias frases me movilizan… para bien…te felicito por la manera que tenes de transmitir tus sugerencias…un abrazo y felices fiestas!!!!

  2. adri dice:

    hola chechu feliz año nuevo! queria preguntarte si la Coca-Cola light es realmente baja en calorias y es apta para hacer dieta. Gracias!

Dejar comentario