Volvamos a los orígenes

Volvamos a los orígenes

Hay un  nuevo hábito que se está apoderando, lenta y progresivamente  de nuestras costumbres y es el hecho que veo  sobre todo en el horario de la mañana temprano, que la gente va con su maxi vaso de café bebiéndolo  por la calle. Ahora  me pregunto… ¿Ése es el desayuno?

Esta es una modalidad adoptada principalmente de los Estados Unidos, donde el ritmo de vida y las presiones laborales son muy exigentes. La falta de tiempo es habitual ante tanta exigencia. En las grandes ciudades, tal es el caso de Nueva York, la demanda laboral exige un despertar muy temprano, una revisación del correo electrónico antes de salir a trabajar  en detrimento de las necesidades biológicas de las personas, como es la necesidad de alimentarse.

Hagamos un poco de historia. Generalmente nos han inculcado que los EE UU es una potencia mundial digna de admirar, no quiero decir que no lo sea y a las claras están las muestras en cuanto a su poderío económico.  Pero, ¿qué pasa a nivel salud?

En EE UU más de 78 millones de adultos y más de 12 millones de niños padecen obesidad que es un problema grave de salud.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), ha afirmado que la obesidad es la epidemia del siglo XXI siendo EE UU el que encabeza la lista de países con mayor número de casos y que el sobrepeso y la obesidad son el quinto factor principal de riesgo de muerte en el mundo. Se considera que el 44% de los diagnósticos de diabetes, el 23% de los de cardiopatías isquémicas y entre el 7% y el 41% de los de algunos cánceres son atribuibles al sobrepeso y la obesidad.

La obesidad ha alcanzado proporciones epidémicas a nivel mundial y cada año mueren, como mínimo, 2,6 millones de personas a causa de la obesidad o sobrepeso,para el 2030 la mitad de los adultos de EE UU serán obesos, a menos que cambien su estilo de vida.

Aunque en los últimos años, se han tomado medidas para luchar contra este mal. La obesidad es una preocupación que ha llegado hasta la Casa Blanca. Michelle Obama lleva más de un año promoviendo el ejercicio físico. La primera dama ha recorrido con su campaña Let ‘s Move distintos puntos del país con el fin de que la educación física y la buena alimentación sean hábitos que se adquieran desde la infancia. Donde se ha asociado al personaje de Plaza Sésamo incentivando a los niños a consumir frutas y verduras, los precios de los  alimentos saludables son más accesibles y la supervisación  de los quioscos escolares.

La toma de conciencia se está haciendo ahora ya que la población estadounidense está en pleno deterioro. Si pudiésemos tomar los ejemplos claros y las evidencias que se nos revelan, por qué no tomar medidas certeras antes de llegar nosotros a padecerlo?

Hay estudios que demuestran que  realizar al menos cinco comidas semanales  en familia reduce el riesgo de obesidad y de posibles adicciones. Si hacemos un cálculo de las comidas semanales y calculando cuatro comidas diarias (desayuno, almuerzo, merienda y cena), nos daría un total de 28 comidas semanales de las cuales se nos piden cinco en familia, ¿Tan difícil es lograrlo? ¡Claro que no!

Es bien conocido que las personas que desayunan frecuentemente gozan de buena salud y tienen una mejor calidad de vida en comparación con aquellos que no lo hacen. Puede ayudar a prevenir el sobrepeso y otros padecimientos asociados ya que se ha visto que las personas que desayunan regularmente tienen pesos más saludables, menores niveles de colesterol y mayor control en los niveles de glucosa en sangre.

Aún cuando se reconoce la importancia del desayuno, el número de personas que lo consumen diariamente ha disminuido. Se sabe que el hábito de desayunar se pierde a mayor edad, pues adolescentes y adultos desayunan con menor frecuencia que los niños.

Ahora  pido un llamado a la solidaridad: volvamos a disfrutar ese olor a café y tostadas de las mañanas que es único e irrepetible, no dejemos que, por parecer snobs o querer entrar al primer mundo lo hagamos a expensas de un deterioro de nuestra salud. 

Volvamos a la bien recordada frase “levántese contento” y que mejor que con un buen desayuno casero.

Comments

Dejar comentario