No culpes a la playa y…vamos a comer sano

No culpes a la playa y…vamos a comer sano

Año nuevo, calores nuevos y otros conocidos. Playa, mar, arena, carpas. Amigos, vecinos de carpa, palabras cruzadas, generala, truco, Burako, pelota paleta, gaseosas, sándwiches, “palito, bombón, helados”, barquillos, churros,  pizza, empanadas, fútbol, vóley, tejo…Escenas de la vida conyugal en las vacaciones familiares. ¿Alguien se reconoce?

El verano trae consigo las vacaciones tan ansiadas y con ellas conviven las cosas buenas y las negativas: el reencuentro familiar, por un lado…y los excesos en las comidas por el otro.

Por eso, aunque suene consabido, es bueno que recordemos algunas cosas que nos van a servir, no sólo para que nuestras vacaciones sean buenas sino, también, para que cuidemos nuestra salud. Son muchos los que se “matan” a dietas, las semanas previas a las Fiestas y a las vacaciones. Bajan en forma somera de peso y consideran, al verse algo menos obesos, que han logrado un salvoconducto para un comportamiento  liberal, que les “permita” comer y beber de todo. Por eso, sin querer amargar a nadie y proponer algo que no sea “para mal de ninguno, sino para bien  de todos”, como reza el Martín Fierro, acá van algunos tips para conformar una especie de guía. Así las vacaciones serán lo que deban ser, pero “sanamente y en familia”

Es bueno planificar el día anterior para llevar viandas a la playa, con alimentos adecuados. Asaber:

  1. Priorizar una buena hidratación, con bebidas no calóricas: agua, soda, agua saborizada sin agregado de azúcar, gaseosas y jugos dietéticos. Infusiones y gelatinas dietéticas.
  2.  Aumentar el consumo de frutas y verduras, que contengan gran cantidad de agua en su composición y aumentan el nivel de saciedad.
  3. Frente a altas temperaturas no consumir alimentos de alta densidad calórica como : manteca, mayonesa, cremas y frituras.
  4. Reducir el consumo de sal para evitar la retención de  líquidos.
  5. Respetar las cuatro comidas principales y dos colaciones. Ingerir pequeñas porciones de alimentos, para favorecer el metabolismo.
  6. Evitar el consumo excesivo de azúcar, dulces y golosinas ya que favorecen el aumento de los depósitos de grasa corporal. 
  7. Consumir los lácteos en su versión descremada
  8. Optar por la selección de carnes magras. Los cortes más magros son los que no tienen huesos, si comemos pollo hay que quitarle la piel. Si utilizamos enlatados, que sean en su versión “al natural”.
  9. Realizar actividad física en horarios adecuados. La misma puede ser individual o colectiva

Ya lo saben, el ocio de las vacaciones debe ser para descansar, y para ser creativos en el cuidado de nuestra salud. A veces nos sale el tan temido, “dejo para mañana lo que puedo hacer hoy” y no es así la cosa. Todo pasa por descansar, por hacer creativo nuestro ocio y por disfrutar. Pongámosle freno al fuego del sol, a la mala alimentación y sobre todo a los excesos…que la vida es bella…! Felices vacaciones!

Comments

2 Comentarios en “No culpes a la playa y…vamos a comer sano”

  1. karina dice:

    Gracias Ceci por tus consejos en febrero los aplicaré….un abrazo grande!!!!!!!

Dejar comentario